4 consejos para afrontar una reforma en el hogar

Redactor: Israel Guerra

Antes o después, todo el mundo se va tener que enfrentar a una reforma en el hogar o en el local comercial, si lo tuviera. Ya sea por hacer mejoras en una vivienda que se adquiere de segunda mano o por actualizarla después de unas décadas de uso, en algún momento los habitantes de un inmueble se plantean hacer cambios. Ese momento puede llegar a ser realmente estresante si no se tiene todo bien planificado, por lo que, para que todo salga bien, sin lugar a dudas, lo más importante es contar con una empresa profesional, experta en el sector, que cumpla con lo prometido y con los plazos, además de ceñirse al presupuesto, evitando cualquier tipo de sorpresa

Estar de reformas en casa es algo que a todo el mundo le asusta un poco, no obstante, los resultados bien merecen la pena cuando se pueda disfrutar de un nuevo hogar, mas acogedor, más funcional y adaptado al gusto y las necesidades de sus moradores. Para pasar este periodo en el que reina el caos lo mejor posible, hay una serie de recomendaciones que conviene seguir para que todo vaya bien y termine en el menor espacio de tiempo posible.

Confiar solo en expertos de reconocida experiencia

Una reforma en el hogar no es algo que se pueda tomar a la ligera, mucho menos si se quieren obtener buenos resultados. Solo los auténticos profesionales en el sector de las empresas de reformas, especializados en este tipo de servicio, pueden garantizar el cumplimiento de unos plazos, la calidad de los acabados y un presupuesto ajustado en el que no haya lugar para las sorpresas. En este sentido, valga como ejemplo de buen hacer la empresa reformas.co, los auténticos referentes en las reformas en Valladolid.

Merece la pena dedicarle el tiempo suficiente a encontrar la empresa adecuada. No solo hay que fijarse en el presupuesto, también en las garantías, su profesionalidad y las opiniones de otros clientes para los que ya hayan trabajado. Las referencias de otros clientes serán, sin lugar a dudas, su mejor aval.

En caso de tratarse de una reforma integral, es conveniente optar por una única empresa que cuente con todos los profesionales que serán necesarios. Esto hará que el trabajo esté perfectamente coordinado y todo se lleve a cabo de forma ágil y eficiente, optimizando los tiempos de ejecución.

Elegir bien la fecha

Las reformas siempre vienen acompañadas de cierto nivel de estrés. El simple cambio de la rutina, tener la casa llena de operarios y la obligación de seguir cumpliendo una apretada agenda puede ser realmente agotador. En este sentido, es conveniente buscar una fecha apropiada para emprender el proyecto.

Si bien es cierto que habrá que adaptarse en determinadas ocasiones y cuadrar las fechas con la empresa, si se puede elegir, un buen momento pueden ser las vacaciones. Esto disminuirá los niveles de estrés. Además, se tendrán dos opciones, o bien quedarse y estar atentos para supervisar el trabajo o, si se tiene total confianza en los profesionales, dejarles la casa libre. De esta forma, cuando se venga de disfrutar de unas merecidas vacaciones, tan solo habrá que descubrir gratamente un nuevo hogar, hecho a medida.

Dejarse asesorar por los expertos

La reforma de un hogar es mucho más compleja de lo que un principio se pudiera pensar por los no experimentados. En este sentido, tanto en el diseño de la reforma como en su acometida, puede que el cliente desee unos cambios que resulten posibles o convenientes. En esos casos, la postura más acertada es dejarse asesorar y seguir el consejo de los profesionales. Hay que tener en cuenta que si hacen una serie de recomendaciones es porque, bajo su experiencia, saben que a la larga no resultará beneficiosos ciertos trabajos, o simplemente no será posible llevarlos a cabo. Posiblemente, encuentre opciones que resultarán más económica o prácticas. Escuchar atentamente sus indicaciones suele dar resultados positivos.

No obstante, lo que siempre hay que hacer es despejar cualquier duda. Seguir los consejos de los profesionales es una cosa, pero no se trata de aceptar sin más todo lo que digan. En caso de no estar convencido o no tener claro algún concepto, hay que preguntar todo lo que se considere conveniente o incluso pedir una segunda opinión. Es importante estar informado y tener claros todos los aspectos de la reforma antes de iniciarla.

En cualquier caso, lo que siempre hay que evitar es tomar decisiones sobre la marcha. Si la reforma está bien planificada desde el principio, no será necesario introducir modificaciones. En caso de hacerlo, es muy posible que se retrasen los trabajos por incorporar los cambios.

Tener paciencia y ser optimista

A lo largo de las obras de reforma pueden surgir ciertos imprevistos, pero no hay que desesperar en caso de que surja algún problema. Además, si se ha elegido a una empresa profesional, sabrán cómo resolverlos sin muchas dificultades.

Es inevitable que, en algunos momentos, sobre todo cuando se trata de reformas integrales o de gran envergadura, todo se haga cuesta arriba. Sin embargo, hay que ser optimista y visualizar la casa soñada que se conseguirá cuando todo acabe.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.