5 beneficios psicológicos del deporte en niños

Si hay una tradición que abarca todas las culturas, es una comida con la familia y los amigos. Las comidas familiares dan a los padres la oportunidad de enseñar a sus hijos las habilidades y los rituales que ayudan a integrarlos en la comunidad. Permite a los padres de familias de doble ingreso pasar algún tiempo conociendo a sus hijos y construyendo una relación cercana con ellos.

Las comidas también son una oportunidad para que los adultos interactúen entre sí y construyan sus lazos comunitarios con los amigos. Tomar un descanso para concentrarse en la comida también nos ayuda a refrescar la mente; así somos más productivos cuando volvemos al trabajo.

Sin embargo, cada vez más gente tiende a saltarse estas comidas, ya sea por la mayor presión laboral o por la culpa de «perder el tiempo» comiendo. Incluso la cena familiar puede ser difícil de negociar cuando los padres y los hijos tienen horarios conflictivos que no permiten una comida sentada juntos.

Pero parece haber amplia evidencia para mantener esta tradición, que es valiosa tanto para los padres como para los hijos. En la última década, las investigaciones han descubierto que las comidas familiares regulares están asociadas con una mejor salud mental y física, una mejor socialización y menores riesgos para los miembros más jóvenes de la familia. La hora de comer puede ofrecer una oportunidad para crear vínculos e interactuar, ayudando así a los padres a apoyar y proteger a sus hijos.

Así que aquí hay seis razones respaldadas por la investigación por las que comer juntos en familia es una buena idea. Mas informacion en: psicología infantil

Niños más sanos

cuando las familias comen juntas, es más probable que los niños pequeños prefieran comidas saludables y que tengan menos probabilidades de tener sobrepeso o ser obesos. Este beneficio también se observa en cierta medida en los niños mayores y en los adolescentes. El beneficio para la salud proviene de comer comidas caseras regulares y nutritivas que los niños ayudan a preparar o servir. Los niños de familias que comen juntos también parecen comer más variedades de alimentos y es más probable que hayan probado diferentes alimentos. Esta mayor variedad de alimentos le da al niño opciones más saludables tanto para las comidas como para los refrigerios.

Niños más inteligentes

¿Quiere ayudar a su hijo a desarrollar un vocabulario? Coma con ellos más a menudo. Los científicos han descubierto que cuando los padres conversan con sus hijos durante las comidas, es más probable que el niño conozca y utilice más palabras que el promedio. Además, estos niños conocen seis veces más palabras raras (palabras que los niños no suelen usar) que los niños cuyos padres no comen con ellos. Comer juntos cinco veces o más parece ayudar a los niños a rendir mejor en la escuela también. Los niños parecen obtener mejores resultados en promedio cuando comen regularmente con los padres, posiblemente porque las comidas son una gran oportunidad para que los padres discutan proyectos, identifiquen los puntos débiles y fomenten los puntos fuertes en el progreso académico del niño.

Niños más seguros

El acoso y el ciberacoso se han convertido en amenazas constantes para los niños que van a la escuela. Aunque es poco lo que pueden hacer los padres para evitar que se produzca el acoso; comer juntos con regularidad parece ser útil para reconocer el acoso y abordarlo. Cuando los padres hablan con sus hijos durante las comidas, tienen más posibilidades de averiguar si el niño está siendo acosado. Las comidas también son una buena oportunidad para ayudar al niño a responder al acoso y a vigilar la situación.

Niños más felices

Una investigación que abarca a casi 5.000 adolescentes ha demostrado que cuando los niños comen con sus padres regularmente, tienen más probabilidades de ser emocionalmente fuertes y de tener una mejor salud mental. Los adolescentes que comían regularmente en familia tenían más probabilidades de adaptarse, de tener buenos modales y habilidades de comunicación. Estos adolescentes también mostraron una menor incidencia de enfermedades como la depresión y la ansiedad, tenían menos probabilidades de ser suicidas o de realizar prácticas sexuales inseguras. Este efecto no se limita a los niños. Las madres que comían con sus familias a menudo también se encontraron más felices y menos estresadas en comparación con las madres que no lo hacían.

Un efecto aleccionador

Para las familias con hijos adolescentes, las comidas familiares regulares (generalmente cenas) se asocian con una menor incidencia de consumo de drogas y alcohol por parte de los adolescentes. Parece que cuando las familias compartían 5 o más comidas importantes, los adolescentes eran más propensos a informar que no fumaban, no bebían ni se drogaban. estos adolescentes también eran menos propensos a tener amigos que bebían y/o se drogaban. cuando las familias compartían menos de 3 comidas, este efecto no se observaba. Las comidas regulares en familia también están relacionadas con una menor probabilidad de consumo de drogas en el futuro una vez que los adolescentes se van de casa para seguir estudiando o trabajando.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *