Los propósitos de Año Nuevo tienden a caer en la línea de «perder peso» o «ir de viaje», pero hay una cosa muy importante que todos nosotros deberíamos priorizar en 2019, y es la salud mental. Una reciente encuesta sobre el estrés y el bienestar realizada por la Sociedad Australiana de Psicología reveló que el 26% de los australianos están experimentando síntomas de depresión de moderados a extremadamente graves, y el 26% de la gente están experimentando niveles de ansiedad por encima de lo normal. Esto representa alrededor de una cuarta parte de los australianos que están luchando con su salud mental, lo que hace que sea uno de los mayores problemas de salud en Australia.

Lectura: tabique nasal desviado

Hacer que «tu tiempo» sea una prioridad

«Autocuidado» se ha convertido en una palabra de moda por una muy buena razón: es increíblemente importante. Ponga énfasis en reservar tiempo para usted todos los días y trate de hacer tiempo para actividades agradables. Esto puede significar media hora cada mañana que pases meditando, haciendo ejercicio por la tarde, bañándote por la noche o simplemente disfrutando de un buen libro. Si pasas tus días apurandote y aparentemente haciendo todo por otras personas, es muy fácil sentirse estresado, abrumado y eventualmente infeliz».

Practica la gratitud

Los estudios han demostrado que la práctica regular de estar agradecido por lo que tienes puede mejorar tu bienestar mental, ¡así que empieza! Las investigaciones confirman que la gratitud aumenta efectivamente la felicidad y reduce la depresión. La forma más fácil de hacerlo es pensar en las cosas por las que estar agradecido cada día y escribirlas. Se ha demostrado que el ejercicio de las «3 cosas buenas» aumenta el bienestar y reduce la depresión. Esto implica escribir tres cosas que salieron muy bien hoy al final de cada día.

Practicar el amor propio

Aunque mucha gente piensa que el amor propio es narcisista, esto no es cierto. Entiendan que el amor propio es crucial para la felicidad y es importante practicar ser bueno en ello. Esto no significa que tengas que ir por ahí ‘tocando tu propia bocina’, sólo significa decirte a ti mismo algunos pensamientos positivos cada día en lugar de centrarte en los negativos. Intenta recordarte a ti mismo las razones por las que eres una buena persona y date cuenta de cómo puede cambiar tu estado de ánimo.

Ejercicio

Sí, todos sabemos los beneficios que el ejercicio puede tener en nuestro bienestar psicológico, sin embargo mucha gente puede olvidarlo rápidamente. Haga que el ejercicio no sea negociable en su rutina diaria, incluso si está preparado para un día ajetreado. Sólo media hora es suficiente para subir el ritmo cardíaco y hacer que las endorfinas bombeen.

Despierta temprano

«Cada vez hay más pruebas que justifican el despertar temprano, demostrando que puede reducir el riesgo de depresión. Un estudio publicado en un diario reconocido, encontró que las personas que se consideran «madrugadores» tienen un menor riesgo de enfermedades mentales. La investigación encontró que aquellos que naturalmente se acuestan y se levantan temprano (seis de la mañana o más temprano) tienen hasta un 25% menos de riesgo de depresión, comparado con aquellos que se identifican como noctámbulos. Y ya sabes lo que dicen – el pájaro madrugador se lleva el gusano!»