6 Cosas que nos roban la motivación y cómo recuperarla

La motivación es fundamental para la creatividad, la productividad y la felicidad. La motivación es lo que nos hace actuar, y cuando actuamos, creamos movimiento, crecimiento y cambio; nos sentimos involucrados, dominantes y significativos; nos sentimos poderosos al experimentar cómo podemos cambiar el mundo; y creamos más de lo que amamos en nuestras vidas. Y todo esto da a nuestras vidas propósito y felicidad. ¡Motívate e inspírate cada día con frases de madera, con ayuda de silu!

La desmotivación es como la nieve

Se dice que los inuit tienen múltiples palabras para referirse a la nieve. Les resulta tan familiar que pueden apreciar las sutiles diferencias entre los distintos tipos. Estas distinciones permiten a los inuit responder de forma diferente a los distintos tipos de nieve, en función de los retos y las oportunidades que presenta cada tipo concreto de nieve.

La mayoría de nosotros tiene una sola concepción de la desmotivación, lo que significa que siempre que uno está desmotivado, es probable que asuma que está luchando con el mismo problema. La verdad: la desmotivación es una categoría de problemas que contiene muchas variaciones. Cuando tienes un solo tipo de desmotivación, aplicas las mismas estrategias de siempre cada vez que te sientes desmotivado.

Para muchas personas, esas estrategias se parecen a esto: establecer objetivos, esforzarse más, crear controles de responsabilidad que le empujen y dirigir su vida mediante listas de tareas. Estas estrategias son ineficaces con la mayoría de los tipos de desmotivación, y en algunos casos pueden incluso hacer que te sientas más desmotivado.

La desmotivación es una categoría de problemas que contiene muchas variaciones.

En su esencia, la desmotivación consiste en no comprometerse plenamente a actuar, y hay muchas razones por las que puedes estar en esa situación. Tener más formas de clasificar tu desmotivación te ayudará a identificar las verdaderas razones de tu falta de voluntad para avanzar. Entonces, podrás elegir las herramientas y estrategias adecuadas para ayudarte a volver a motivarte.

Aquí tienes 5 tipos de desmotivación y las estrategias que te ayudarán a encontrar tu fuego:

Estás desmotivado por el miedo

Cuando tienes miedo, aunque estés entrando en un territorio en el que has decidido moverte, una parte de ti se empeña en no avanzar. El miedo te frena y te hace dudar y ser cuidadoso, lo que puede ser beneficioso para ti, pero a veces tus miedos se basan en tu imaginación más que en una evaluación precisa de los riesgos de tu realidad.

Si tu miedo es lo suficientemente grande, aunque también estés entusiasmado por seguir adelante, la parte de ti que quiere mantenerte a salvo puede impedirte con éxito avanzar en un territorio que es a la vez deseable y seguro.

Para motivarte, tienes que enfrentarte a tu miedo. Empieza por nombrar tus miedos para que salgan a la luz. Acuérdate de decir un «gracias» suave a tus miedos; al fin y al cabo, están intentando protegerte. A continuación, cuestiona tus miedos: «¿Por qué tengo miedo de que eso ocurra?» «¿Qué posibilidades hay de que eso ocurra realmente?». Algunos de tus miedos desaparecerán ahora.

Observa los miedos que quedan. ¿Qué te dicen sobre la investigación que tienes que hacer, las lagunas que tienes que llenar y las estrategias de gestión de riesgos que tienes que poner en marcha? Haga honor a esa sabiduría incorporándola a su plan. Por último, considere la posibilidad de dividir los cambios en pasos más pequeños y centrarse sólo en los siguientes pasos pequeños: esto calmará sus temores.

Estás desmotivado por haber establecido los objetivos equivocados

Se explica que tenemos un Yo Esencial y un Yo Social. Tu Yo Esencial es la parte de ti que es espontánea, creativa y juguetona, la parte que sabe lo que es más importante para ti. Tu Yo Social es la parte de ti que se ha estado desarrollando desde el día en que naciste, aprendiendo las reglas de la tribu y trabajando duro para asegurarse de que estás a salvo haciendo que sigas «las reglas».

Todos estamos rodeados de muchos mensajes que alimentan nuestro Yo Social y estamos deseando impresionar a nuestras tribus. Cuando te sientes desmotivado, es porque estás estableciendo objetivos basados puramente en lo que tu Yo Social quiere y esto te está alejando de la dirección que tu Yo Esencial quiere que tomes. Tu Yo Esencial utiliza la desmotivación para frenarte y alejarte de los objetivos tóxicos que te has marcado.

Fíjate en cómo responde tu cuerpo cuando piensas en cada uno de los objetivos en los que estás intentando trabajar.

Tómate un tiempo para revisar tus objetivos. Como tu Yo Esencial no es verbal, puedes acceder fácilmente a tu Yo Esencial a través de tu cuerpo. Fíjate en cómo responde tu cuerpo cuando piensas en cada uno de los objetivos en los que intentas trabajar.

Cuando tu cuerpo (y en particular tu respiración) muestra signos de tensión y constricción, es un buen indicio de que estás intentando seguir objetivos tóxicos. Si tienes una reacción de constricción, desecha tus objetivos actuales y cuestiona todas tus historias sobre lo que «deberías» hacer con tu vida. Fíjate en lo que te hace sonreír de forma espontánea o perder la noción del tiempo y, en su lugar, establece objetivos relacionados con esas cosas.

Estás desmotivado por la falta de claridad

Cuando no has articulado de forma consciente y clara lo que quieres, la imagen de tu futuro será vaga. Nos gusta lo que nos resulta familiar, por lo que nos resistimos a lo que nos resulta desconocido y vago y nos quedamos con lo que nos resulta familiar y lo recreamos. Si no tienes claro lo que quieres crear, entonces tiene sentido que te falte motivación porque prefieres quedarte con tu realidad familiar actual.

Si quieres crear algo diferente a lo que has estado experimentando, no basta con saber lo que no quieres. Tienes que saber lo que quieres, y tienes que articular una visión clara y específica de lo que quieres crear para que puedas familiarizarte con ese nuevo resultado y sentirte cómodo moviéndote hacia él. Tómate un tiempo para articular lo que quieres y por qué lo quieres.

Estás desmotivado por un conflicto de valores

Tus valores son lo que es importante para ti en la vida. Si tienes un conflicto de valores, significa que hay dos o más valores que son importantes para ti pero crees que no puedes satisfacer todos esos valores en una situación concreta.

Esta situación hace que te sientas en conflicto y tirado en diferentes direcciones mientras intentas encontrar la manera de conseguir lo que es importante para ti. Es posible que tengas breves rachas de motivación para trabajar en algo y que luego pierdas la motivación y empieces a trabajar en otra cosa, o que tu motivación se agote por completo porque el esfuerzo de lidiar con el conflicto interno te cansa rápidamente y agota tu energía.

Tienes que desempacar tu conflicto de valores y hacer de mediador. Tienes que conseguir que las partes de ti que defienden valores diferentes vuelvan a jugar en el mismo equipo. Empieza por reconocer el conflicto interno.

Coge un papel y dibuja una línea en el centro para tener dos columnas. Escribe las dos direcciones diferentes en las que te sientes arrastrado, una en cada columna, y resúmelo con una declaración de lo que quiere cada parte.

Ahora, escoge una columna y trocéala: «¿Por qué quiere esta parte eso? ¿Qué espera obtener como resultado de tener eso?». Sigue haciéndote preguntas y escribiendo las respuestas hasta que sientas que has dado con el resultado que esta parte de ti quiere en última instancia. Ahora haz lo mismo con la otra parte, y fíjate cuando llegues al nivel en que las respuestas de las dos columnas sean iguales.

En última instancia, todas tus partes siempre quieren lo mismo, porque todas son tú. Ahora que sabes lo que realmente quieres, puedes evaluar las estrategias que cada parte había defendido y decidir qué estrategia funcionaría mejor.

En última instancia, todas tus partes siempre quieren lo mismo, porque todas son tú.

A menudo, una vez que tienes claro lo que realmente quieres, descubres nuevas estrategias para conseguirlo de las que no te habías percatado antes. A veces, haciendo este ejercicio, encontrarás formas de satisfacer todos tus valores, pero a veces eso no es posible. Si te has tomado el tiempo de pensar en tus valores y has elegido conscientemente priorizar un valor en particular sobre tus otros valores durante un tiempo, esta claridad aliviará el conflicto interno y tu motivación regresará.

Estás desmotivado por la falta de autonomía

Nos encanta la autonomía. Todos tenemos un centro de toma de decisiones en nuestro cerebro, y esta parte de nosotros necesita ser ejercitada. Los estudios han descubierto que este centro de toma de decisiones en el cerebro está subdesarrollado en las personas que tienen depresión y que si se practica el uso de esta parte del cerebro y la toma de decisiones, la depresión suele desaparecer.

Cuando se trata de hacer un trabajo creativo, tener cierta autonomía para decidir qué hacemos, cuándo lo hacemos, cómo lo hacemos y con quién lo hacemos es fundamental para encender y mantener la motivación, la creatividad y la productividad.

Todos tenemos un centro de toma de decisiones en nuestro cerebro, y esta parte de nosotros necesita ser ejercitada.

Piensa en el grado de autonomía que tienes en relación con los objetivos que has tratado de alcanzar. ¿Hay áreas en las que te sientes constreñido y controlado? Considera cómo podrías introducir gradualmente más autonomía en tu tarea, tiempo, técnica, lugar y equipo, y luego, si estás empleado, ten una conversación con tu jefe y pídele mayor autonomía en algunas áreas específicas de tu trabajo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.