El ingrediente secreto: semillas de cannabis

Descartar la hierba, preparar un poco de aceite de cannabis, limpiar adecuadamente la planta… A mucha gente le gusta consumir marihuana comestible. Sin embargo, encontrar a alguien que realmente sepa hacerlos bien, respetando todos y cada uno de los procesos, no es tan fácil. Aquí está todo lo que necesitas saber antes de ponerte a trabajar. Haz clic aquì para ver información más profunda sobre el cannabis en la dieta.

Aceites, tés, caramelos, estas palabras seguro que te hacen agua la boca, especialmente si eres un gran fanático de la cannabis. No es necesario buscar muy lejos a las personas que prefieren ingerir hierba comestible que fumar o dar forma a la marihuana. Sin embargo, preparar este tipo de alimentos con infusión de cannabis de una manera adecuada, asegurándose de que no se produzcan envenenamientos o sabores desagradables, es mucho más difícil de lo que muchos podrían pensar.

Asegúrate de que está completamente limpio

Si has cultivado tu propia hierba en casa, seguro que sabes qué tipo de fertilizantes e insecticidas has estado usando. Por lo tanto, sabrás si tu planta es segura o no. Si ha sido un amigo tuyo quien la ha cultivado o tienes dudas sobre el sabor de tu planta, entonces límpiala.

Sólo sumerge tus brotes en agua destilada durante 3 días sin olvidar cambiarla cada 12 horas más o menos. Una vez que el período de 3 días termine, escaldelos en agua caliente, no hirviendo, durante 5 minutos, y luego remójelos en agua muy fría durante 1 minuto. Finalmente, secarlas y descartarlas.

De hecho, el proceso de descarboxilación es muy necesario: al tratar la hierba con calor, se obliga a los cannabinoides a cambiar a una forma neutra eliminando la molécula de dióxido de carbono que contienen. En otras palabras, si quieres drogarte, necesitas cocinarla. Olvídate de usar marihuana cruda.

La gente no parece estar de acuerdo en el tiempo y la temperatura ideales para descartar la hierba. Algunos creen que es entre 212°F y 248°F y durante 30-60 minutos que tiene que hacerse. Otros son más específicos y afirman que 240°F es la temperatura exacta a la que la marihuana debe ser descarboxilada y que el proceso debe durar hasta 90 minutos. Si tienes algo de experiencia, sabrás qué es lo mejor. Si no, mantente cerca de estos rangos de temperatura y mira lo que pasa.

A a altas temperaturas, el proceso debería llevar menos tiempo, ya que cuanto más baja sea la temperatura, menor será la pérdida de terpenos. La descarboxilación es, por lo tanto, una cuestión de equilibrio entre estas dos variables.

Hacer aceite de cannabis

El aceite o la mantequilla pueden ser usados más tarde para cocinar otras cosas o para hacer pasteles. El cannabis crudo es difícil de digerir, no importa cuán finamente picado esté, así que no hay mejor manera de obtener cannabinoides que a través de estos dos ingredientes. Recuerda que los cannabinoides son moléculas solubles en grasa que sólo se disuelven en grasa, lo que significa que los fabricantes de hierba comestible no pueden usar nada más que aceites y grasas para crear sus productos. Esto, entre otras cosas, les impide producir los saludables y versátiles productos de infusión que siempre han querido.

Según los expertos, no hay una dosis estándar para cocinar la hierba porque depende mucho de la potencia de la cepa elegida y del metabolismo de cada persona. Sin embargo, como punto de referencia, tal vez podrías probar con una taza de aceite por cada taza de hierba molida (mejor con un molinillo), unos 7-10 g. Asegúrate de que ha sido previamente decarada para que sus cannabinoides se adhieran a las grasas de la mantequilla y puedan ser utilizados más tarde por nuestro cuerpo. Caliente la mezcla en una cacerola a unos 160°F-200°F y revuélvala frecuentemente. Antes de eso, use un colador fino para filtrar cualquier resto de restos de plantas.

Para la preparación, necesitará 1 L de agua, 500 g de mantequilla y 10 g de cannabis molido. Lentamente lleve el agua a hervir. Con las primeras burbujas, agregue la hierba molida y la mantequilla. Ahora reduzca el fuego para que hierva a fuego lento y cocine por unos 60 minutos, revolviendo frecuentemente. Coloque la mezcla en una bandeja y póngala en la nevera hasta que la mantequilla líquida esté a la vista. Después de eso, exprima el líquido restante y déjelo reposar a temperatura ambiente.

Mezclar todos los ingredientes

Cuando se cocinan brownies o pasteles, es importante asegurarse de que todos los ingredientes se mezclan correctamente para que cada pieza tenga la misma cantidad de cada uno de ellos. Es sorprendentemente común que alguien se drogue mucho con un pastel y que un amigo no sienta nada al comer del mismo pastel. La clave es batir la mezcla con una cuchara de madera o algo así.

Entender la forma en que los comestibles de cannabis afectan nuestro cuerpo es también esencial ya que podría modificar el efecto y la duración. Cuando se da forma de vómito o se fuma, el THC y los cannabinoides toman la ruta más corta hacia los pulmones y, por lo tanto, al torrente sanguíneo, permitiendo un efecto casi inmediato (aproximadamente 10 minutos).

El THC se absorbe de manera diferente cuando se trata de comestibles de hierbas. Comer cannabis requiere que el THC sea metabolizado por el hígado para que llegue al flujo sanguíneo. Puede tomar de 30 minutos a dos horas para que los efectos alcancen su máximo. Una vez que alcanzan el pico, sin embargo, la subida definitivamente dura más tiempo porque el hígado convierte el THC en una molécula completamente diferente que hace que el THC sea 10 veces más psicoactivo que el THC inhalado.

A veces menos es más

Espolvorear hierba molida como si fuera azúcar no es recomendable. De hecho, unos pocos gramos pueden desencadenar un efecto extremadamente fuerte y, si alguien no está realmente acostumbrado a consumir hierba, puede afectarle realmente mal. Pero, ya que no todas las variedades de cannabis tienen los mismos niveles de THC o CBD, usted debe tener mucho cuidado con las que tienen un alto contenido de THC, ya que pueden conducir a muy malos viajes.

Antes de usar los preparados de aceite y mantequilla, pruébelos para ver qué tan fuertes son. Algunos empiezan con un cuarto de cucharadita o media cucharadita y esperan una hora más o menos para ver cómo les afecta. Si les parece bien, eso es lo que usarán para sazonar su plato o bebida, o lo multiplicarán por el número de porciones que hace la receta (bizcocho, brownie…).

Pero además de las porciones, es importante usar la cabeza. Darse un festín con pasteles puede no ser lo más sabio, ya que podría hacerte perder el control. En su lugar, intente ir despacio, comiendo un trozo pequeño a la vez. Cómetelo y, después de 30 minutos, mira cómo te sientes. Si te sientes bien, sigue comiendo. La cantidad correcta varía de persona a persona porque cada uno de nosotros lidia con los efectos de la planta de manera diferente.

Así que no se trata sólo del tamaño del trozo, sino de la capacidad de cada persona para lidiar con la cannabis. No será lo mismo si eres un consumidor primerizo o un consumidor regular de cannabis. Además, consumir hierba cuando tu estómago está lleno es completamente diferente a hacerlo con el estómago vacío.

Etiquetar y almacenar los restos si aún son aptos para el consumo

A veces, has tenido un montón y todavía te quedan algunas rebanadas. O tal vez sientes que tienes la receta correcta y te gustaría repetirla alguna vez. Cuando esto suceda, le recomendamos que anote cada paso mientras la prepara y, una vez terminada, guarde los restos en un recipiente sellado con los ingredientes y la fecha de preparación escritos en él. Lo ideal es que estos contenedores estén en la nevera. Si tiene niños, manténgalo en un lugar no accesible para ellos.

Por último, nuestro mejor consejo sería que disfruten de sus comestibles de hierba en algún lugar donde se sientan cómodos, como su casa o la de sus amigos. Asegúrate de que haya mucho chocolate o café cerca en caso de que te den ganas de comer monstruos. Evita el alcohol. Si, a pesar de toda esta información, comes demasiado y te sientes un poco raro, no entres en pánico. Todo lo que tienes que hacer es beber mucha agua e irte a la cama.

Con todos estos pequeños consejos y tus increíbles habilidades culinarias, seguro que te convertirás en un increíble chef de cannabis. Disfruta de la hierba de una manera completamente diferente y haz que tus papilas gustativas brillen con placer.

Leave a Reply

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *