Muchas personas usan los apodos para describir una relación, expresar sus afectos o para sustituir un nombre. Por lo general, provienen de compañeros de clase, familiares, amigos e incluso